C001 Sobre el antisemitismo y los cristianos palestinos

Se resuelve, Que la 80ª Convención General reconozca que en ocasiones, a lo largo de su historia, la Iglesia ha sido culpable de palabras y actos antisemitas, y que los anglicanos y episcopales no han estado exentos de culpa en este sentido; y asimismo

Se resuelve, Que esta Convención General reconozca que el mal del antisemitismo continúa infectando nuestra sociedad hoy en día; y asimismo

Se resuelve, Que esta Convención General tome nota de que nuestra Iglesia ha recibido información de nuestros vecinos judíos de que algunos de nuestros discursos en torno al conflicto palestino-israelí han sido percibidos por ellos como antisemitas; y asimismo

Se resuelve, Que esta Convención General dé gracias a Dios por la bendición de estar en comunión con nuestros hermanos y hermanas de la Diócesis Episcopal de Jerusalén; y asimismo

Se resuelve, Que esta Convención General rechace y aborrezca resuelta e inequívocamente el antisemitismo en todas sus manifestaciones: de pensamiento, de palabra o de obra, en lo que se haga o se deje de hacer; y asimismo

Se resuelve, Que nuestra Iglesia se comprometa de nuevo a evitar la retórica antisemita, también en nuestro discurso sobre el conflicto palestino-israelí; y asimismo

Se resuelve, Que en lo que respecte a sus políticas sobre el conflicto palestino-israelí, esta Iglesia trate de conocer la mentalidad y, en la medida en que no esté prohibido por nuestra Constitución y Cánones, respete los intereses de nuestros hermanos y hermanas de Tierra Santa, entre ellos el Rvdmo. Hosam Naoum, Obispo en Jerusalén, y sus sucesores; y asimismo

Se resuelve, Que esta 80ª Convención General envíe sus más calurosos saludos al Arzobispo Naoum y a todos nuestros hermanos y hermanas de su Diócesis, orando sin cesar con el Salmista por la paz de Jerusalén, y sosteniendo especialmente en la oración a aquellos a quienes Dios ha llamado a ser sus embajadores en la Tierra del Señor.