A009 Modificación de las Conmemoraciones del Calendario Existente

Se resuelve, con la aprobación de la Cámara de ________________,

Que los materiales biográficos sobre Absalom Jones (13 de febrero) se modifiquen de la siguiente manera:

Absalom Jones, presbítero, 1818

Absalom Jones nació en 1746 como esclavo de Abraham Wynkoop, un rico plantador anglicano de Delaware. Estaba trabajando en el campo cuando Abraham reconoció que era un niño inteligente y ordenó que lo entrenaran para trabajar en la casa. Absalom aceptó con entusiasmo la enseñanza de la lectura. También ahorró el dinero que le dieron y compró libros (entre ellos un manual, un libro de ortografía y una biblia). Abraham Wynkoop murió en 1753, y para 1755 su hijo menor, Benjamin, había heredado la plantación. Cuando Absalom tenía 16 años, Benjamin Wynkoop vendió la plantación y a la madre, la hermana y los cinco hermanos de Absalom. Wynkoop llevó a Absalom a Philadelphia, donde abrió una tienda y se unió a la Iglesia de St. Peter. En Philadelphia, Benjamin Wynkoop permitió que Absalom asistiera a una escuela nocturna para negros administrada por cuáqueros que seguían la tradición establecida por el maestro abolicionista Anthony Benezet.

A los 20 años, con el permiso de sus amos, Absalom se casó con Mary Thomas, esclava de Sarah King, quien también rendía culto en St. Peter. El reverendo Jacob Duche celebró la boda en la Iglesia de Cristo. El Rvdo. Jacob Duche celebró la boda en Christ Church. Absalom y su suegro, John Thomas, utilizaron sus ahorros y buscaron donaciones y préstamos, principalmente de cuáqueros prominentes, para comprar la libertad de Mary. Absalom y Mary trabajaron muy duro para devolver el dinero prestado para comprar su libertad. Ahorraron suficiente dinero para adquirir una propiedad y comprar la libertad de Absalom. Aunque en repetidas ocasiones le pidió a Benjamin Wynkoop que le permitiera comprar su libertad, Wynkoop se negó. Absalom persistió porque, mientras fuera esclavo, Wynkoop podía quedarse con sus propiedades y su dinero. Por fin, en 1784 Benjamin Wynkoop liberó a Absalom concediéndole una manumisión. Absalom siguió trabajando en la tienda de Wynkoop como empleado remunerado.

Absalom dejó la iglesia de St. Peter y comenzó a rendir culto en la iglesia metodista episcopal de St. George. Conoció a Richard Allen, que se había comprometido a predicar en St. George, y se volvieron amigos de por vida. Juntos, en 1787, fundaron la Sociedad Africana Libre (Free African Society), una organización benéfica de ayuda mutua que fue la primera de su tipo organizada por y para los negros. Los miembros de la Sociedad pagaban cuotas mensuales en beneficio de los necesitados. En St. George, Absalom y Richard sirvieron como ministros laicos para los miembros negros. El evangelismo activo de Jones y Allen aumentó significativamente la membresía de negros en St George. Los miembros negros se esforzaron por recaudar dinero para construir una galería superior destinada a ampliar la iglesia. Los líderes de la iglesia decidieron segregar a los fieles negros en la tribuna sin avisarles. Durante un servicio de domingo por la mañana, surgió una disputa sobre los asientos que se había ordenado ocupar a los miembros negros en la galería. Los ujieres intentaron sacarlos por la fuerza abordando primero a Absalom Jones. La mayoría de los miembros negros presentes salieron juntos e indignados de St. George.

Antes del incidente de St. George, la Sociedad Africana Libre había iniciado servicios religiosos. Algunos de estos servicios fueron presididos por el Rvdo. Joseph Pilmore, asistente de la Iglesia Episcopal de St. Paul. La Sociedad estableció comunicación con grupos negros similares de otras ciudades. En 1792, la Sociedad comenzó a construir la Iglesia Africana de Philadelphia. Los miembros de la iglesia realizaron una votación confesional y decidieron afiliarse a la Iglesia Episcopal. Richard Allen se retiró del esfuerzo, ya que favorecía la afiliación a la Iglesia Metodista. Se le pidió a Absalom Jones que ejerciera el liderazgo pastoral y, tras orar y reflexionar, aceptó el llamado.

La iglesia africana fue dedicada el 17 de julio de 1794. El Rvdo. Dr. Samuel Magaw, rector de la Iglesia de St. Paul, predicó el discurso de dedicación. El Dr. Magaw tuvo la asistencia durante el rito del reverendo James Abercrombie, ministro asistente de la Iglesia de Cristo. Poco después, la congregación solicitó afiliarse a la Diócesis Episcopal de Pennsylvania con las siguientes condiciones: 1) que serían recibidos como una organización; 2) que tendrían el control de sus asuntos locales; 3) que Absalom Jones recibiría la licencia de lector laico y, si estaba cualificado, sería ordenado como ministro. En octubre de 1794, fue admitida como Iglesia Episcopal Africana de St. Thomas. La iglesia se incorporó bajo las leyes de la Mancomunidad de Pennsylvania en 1796. El obispo William White ordenó a Jones como diácono en 1795 y como presbítero el 21 de septiembre de 1802.

Jones era un predicador serio. Denunciaba la esclavitud y advertía a los opresores de que “se limpiaran las manos de los esclavos”; para él, Dios era el Padre, que siempre actuaba en “favor de los oprimidos y angustiados” pero fueron sus constantes visitas y sus maneras suaves las que le hicieron ser querido por su congregación y por la comunidad. La iglesia de St. Thomas llegó a tener más de 500 miembros durante su primer año. Los miembros de la congregación crearon una escuela diurna y participaron en actividades de elevación moral, autoayuda y antiesclavitud. Conocido como “el obispo negro de la Iglesia Episcopal”, Jones fue un ejemplo de fe persistente en Dios y en la Iglesia como instrumento de Dios. Jones murió este día en 1818;

y asimismo

Se resuelve, Que la conmemoración de Maryam de Qidun (29 de octubre) se modifique de la siguiente manera:

Maryam de Qidun, monástica, siglo IV

Maryam de Qidun es una de las santas cristianas sirias más populares. El dramatismo de su vida se presta fácilmente a interpretaciones ficticias, y se produjeron múltiples relatos de su vida. Sin embargo, en el trasfondo de todos estos relatos parece haber un personaje histórico que se convirtió en la inspiración de todas estas leyendas.

Maryam creció en una familia cristiana y quedó huérfana a los siete años. Su único familiar vivo era un tío llamado Abraham que vivía como ermitaño en el desierto cerca de Qidun, un pueblo a las afueras de Edessa. Por lo tanto, a pesar de la aparente rareza de que un anacoreta fuera el tutor de una joven, se la entregaron para que la criara. Durante veinte años, vivió una vida ascética en su propia habitación en la vivienda del tío, creciendo profundamente en santidad y oración, enseñando a los que venían a buscar su sabiduría a través de una ventana, y siendo alabada y admirada por todos los que la conocían.

Sin embargo, había un monje que la deseaba, y que solía ir a la ermita todos los días con el pretexto de hablar con Abraham para verla. Un día, cuando el tío de Maryam estaba fuera, el monje la violó. Maryam cayó en la desesperación sobre la posibilidad de su salvación, pues siempre había sido admirada por su pureza y santidad. Profundamente sacudida, se preguntó: “¿Cómo podré volver a levantar los ojos al cielo si ni siquiera me atrevo a mirar a mi tío?” En lugar de enfrentarse a él y confesarle lo que creía que era un pecado, huyó a la ciudad, atrapada por el juicio social y trabajando como prostituta en una taberna.

Tras dos años de frenética búsqueda, su tío descubrió dónde vivía y pidió prestado un uniforme de soldado y un caballo. Se cubrió la cara con el yelmo y se dirigió a la taberna. Cuando la vio vestida de prostituta y coqueteando con los clientes estuvo a punto de llorar, pero ocultó sus emociones para evitar que lo reconociera y huyera. Aunque no había tocado el vino ni cocinado en casi 50 años, festejó y bebió y bromeó como si fuera un verdadero soldado. Pero cuando la muchacha lo llevó a su dormitorio, se quitó el casco y le dijo: “Hija mía, Maryam, ¿no me conoces? ¿Qué te ha pasado? ¿Por qué no me dijiste cuando pecaste? No me habría enfadado contigo, porque ¿quién está libre de pecado, sino solo Dios? Yo mismo habría hecho penitencia por ti, pero en cambio me has dejado solo en una tristeza y un dolor indecibles”.

Mientras él pronunciaba estas palabras, ella se quedó inmóvil como una piedra, demasiado avergonzada y asustada para hablar o incluso para levantar la mirada hacia la suya. Pero él le dirigió palabras de consuelo y compasión durante toda la noche, y por la mañana, ella le permitió llevarla a casa.

En cierto modo, la historia de Maryam demuestra que, independientemente de cómo percibiera al principio el valor de su virginidad, la gracia de Dios resultó ser mucho más amplia de lo que ella imaginaba. Y de otra manera, la historia de Maryam demuestra que “ni la muerte, ni la vida... ni lo presente, ni lo futuro... ni nada más en toda la creación”, incluidos los males que la atraparon y la difamaron, pudieron separarla del “amor de Dios en Cristo Jesús, nuestro Señor”.

Oraciones

I. Oh Dios de la santidad y de la fuerza, rescátanos de los pecados que nos atrapan y destruye los males que nos difaman, para que, como vuestra sierva Maryam de Qidun, nos encontremos inseparables de vuestro amor dado a conocer en Jesucristo nuestro Señor; que con vosotros y el Espíritu Santo vive y reina, un solo Dios, en la gloria eterna. Amén.

II. Oh Dios de la santidad y de la fuerza, rescátanos de los pecados que nos atrapan y destruye los males que nos difaman, para que, como tu sierva Maryam de Qidun, nos encontremos inseparables de tu amor dado a conocer en Jesucristo nuestro Señor; que contigo y el Espíritu Santo vive y reina, un solo Dios, en la gloria eterna. Amén.

Lecciones y Salmo

Romanos 8:31-39.

Salmos 31:15-24

Juan 8:1-11

Preámbulo de la Semana Santa

Y asimismo

Se resuelve, Que la conmemoración de los Mártires de Japón (5 de febrero) se modifique de la siguiente manera:

Los Mártires de Japón, 1597

La introducción del cristianismo en Japón en el siglo XVI, primero por los jesuitas de Francisco Javier y después por los franciscanos, ha dejado constancia de heroísmo y abnegación en los anales del testimonio cristiano. Se calcula que para finales de ese siglo había unos 300,000 creyentes bautizados en Japón.

Por desgracia, estos éxitos iniciales se vieron comprometidos por las rivalidades entre las órdenes religiosas y la interacción de la política colonial, tanto dentro de Japón como entre este, los españoles y los portugueses, que despertó la sospecha sobre las intenciones occidentales de conquista. Tras un periodo de apoyo ambiguo por parte de los shogunes Nobunaga y Hideyoshi en la última mitad del siglo, el esfuerzo cristiano comenzó a sufrir una cruel persecución y supresión que culminó con edictos de ámbito nacional que prohibieron el cristianismo bajo el shogunato Tokugawa a principios de la era de Edo en 1603.

Las primeras víctimas fueron seis frailes franciscanos y 20 de sus conversos, que fueron crucificados en Nagasaki el 5 de febrero de 1597. En su impactante novela Silence, basada en ese suceso, Shusaku Endo escribe:

“Fueron martirizados. ¡Pero qué martirio! Hacía tiempo que había leído sobre el martirio en las vidas de los santos: cómo las almas de los mártires habían vuelto al cielo, cómo se habían llenado de gloria en el Paraíso, cómo los ángeles habían tocado las trompetas. Este era el espléndido martirio que había visto a menudo en mis sueños. Pero el martirio de los cristianos japoneses que ahora les describo no fue algo tan glorioso. ¡Qué asunto tan miserable y doloroso fue! La lluvia cae incesantemente sobre el mar. Y el mar que los mató avanza sin remedio, en silencio”.

Hacia 1630, lo que quedaba del cristianismo en Japón fue empujado a la clandestinidad. Sin embargo, es notable que 250 años después se encontró a muchos hombres y mujeres, sin sacerdotes ni sacramentos, que habían conservado a través de las generaciones un vestigio de la fe cristiana.

Y asimismo

Se resuelve, Que la 80ª Convención General autorice la supresión de William Porcher DuBose del Calendario de la Iglesia y de los materiales litúrgicos de apoyo dispuestos en Fiestas y Ayunos Menores de 2018.