La Cámara de Obispos informa a la Cámara de Diputados que el 13 de julio de 2018, consideró la Resolución A078 (Cánones: Modificar el Canon I.9.2-13). El acto de la Cámara es:

Coincidir con remisión a un cuerpo interino

Se resuelve, con la aprobación de la Cámara de _________, Que por la presente, se enmiende el Canon I.9.2 de los Cánones para que diga lo siguiente:

Sec 2. Los objetivos principales de las Provincias son proporcionar facilitar la colaboración interdiocesana para avanzar la misión de la Iglesia y para lograr los objetivos diocesanos y de la Iglesia Episcopal y permitir comunicaciones más eficaces y la promoción regional de las iniciativas programáticas significativas. La Convención General no puede ordenar que el trabajo sea completado por las Provincias. Sin embargo, las Provincias pueden optar por colaborar en las resoluciones de la Convención General; y asimismo

Se resuelve, que el Canon I.9.3 (a) se enmiende para que se lea de la siguiente forma:

Sec. 3 (a) Cuando una Diócesis o Misión de Área nueva es creada totalmente dentro de una Provincia, dicha nueva Diócesis o Misión de Área será incluida en aquella Provincia. En caso de que una Diócesis o Misión de Área nueva abarque un territorio en dos (2) o más Provincias, se incluirá y formará parte de aquella Provincia donde se encuentre el mayor número de Presbíteros y Diáconos canónicamente residentes a la fecha de la creación de la nueva Diócesis o Misión de Área. la Provincia que elija según lo permitido por la Constitución y los Cánones. Cuando se forme una Diócesis o Misión de Área nueva de territorio no incluido antes en otra Provincia, la Convención General designará la Provincia a la cual se anexará; y asimismo

Se resuelve, Que el Canon I.9.3(b) se enmiende para que se lea de la siguiente forma:

(b) Por mutuo acuerdo entre los Sínodos delas dos (2) Provincias contiguas, una Diócesis o Misión de Área podrá trasladarse de una Provincia a otra; dicho traslado se considerará completo con la aprobación del mismo por la Convención General. Después de dicha aprobación, el Canon I.9.1 se enmendará debidamente; y asimismo

Se resuelve, que el Canon I.9.4 se enmiende para que se lea de la siguiente forma:

Sec. 4. Para los propósitos de la Provincia, los derechos y privilegios Sinodales de las distintas Diócesis dentro de la Provincia serán aquellos que ocasionalmente determine el Sínodo Provincialdeterminen los documentos de gobierno y los Líderes de la Provincial; y asimismo.

Se resuelve, que el Canon I.9.5 se enmiende para que se lea de la siguiente forma:

Sec. 5. Habrá en cada Provincia un Sínodo constituido de una Cámara de Obispos y una Cámara de Diputados, y las mismas se reunirán y deliberarán separada o conjuntamente. El Sínodo se reunirá periódicamente según determine cada Provincia con el propósito de organizar y ejecutar las responsabilidades de la Provincia en la forma dispuesta por los Cánones. Las provincias deben elegir un Presidente, que puede ser de cualquier orden, y de lo contrario se organizarán como mejor les parezca, con estatutos sujetos a la aprobación del Consejo Ejecutivo. El Consejo Ejecutivo es responsable de garantizar que los estatutos sirvan a los intereses de clérigos y laicos; y asimismo

Se resuelve, que el Canon I.9.6 se enmiende para que se lea de la siguiente forma:

Sec. 6. Todo Obispo Diocesano de esta Iglesia, con jurisdicción dentro de la Provincia, todo Obispo Coadjutor, Obispo Sufragáneo, Obispo Asistente, y todo Obispo cuyo trabajo episcopal haya sido realizado dentro de la Provincia, pero que en razón de avanzada edad o enfermedad física haya renunciado, tendrá asiento y voto en la Cámara de Obispos de la Provincia. Cada Diócesis y Misión de Área dentro de la Provincia tendrá derecho a representación en la Provincia por Obispos, Presbíteros o Diáconos canónicamente residentes en la Diócesis o Misión de Área, y Laicos comulgantes adultos solventes de esta Iglesia pero no necesariamente con domicilio en la Diócesis o Misión de Área, en la cantidad que disponga la Provincia. Cada Diócesis y Misión de Área determinará la forma en que serán elegidos sus miembros; y asimismo

Se resuelve, que el Canon I.9.7 se enmiende para que se lea de la siguiente forma:

Sec. 7(a) El Presidente de cada Provincia será uno de los Obispos, Presbíteros, Diáconos o Laicos de la Provincia, elegido por el Sínodo. El método de elección y la duración en el cargo será determinado por las reglas del Sínodo.

(b) Cuando la persona elegida no sea un Obispo, se elegirá un Vicepresidente que será un Obispo miembro de la Provincia. En ese caso el Obispo así elegido servirá, ex officio, como el Presidente de la Cámara de Obispos del Sínodo, y será el representante de la Provincia en todos los asuntos que requieran la participación de un Obispo. La Provincia tendrá poder: (a) para promulgar ordenanzas para su propia regulación y gobierno; (b) para tratar todos los asuntos dentro de la Provincia; siempre y cuando, sin embargo, ninguna Provincia tendrá poder para regular o controlar la política o asuntos internos de cualquier Diócesis constituyente; y siempre y cuando, además, todas las medidas y procedimientos de la Provincia estarán sujetos y de conformidad con las disposiciones de la Constitución y los Cánones para el gobierno de esta Iglesia; (c) para adoptar un presupuesto para el mantenimiento de cualquier trabajo Provincial realizado por la Provincia, dicho presupuesto se recaudará de la manera que determine la asimismo

Se resuelve, que el Canon I.9.8 se enmiende para que se lea de la siguiente forma:

Sec. 8. Cada Diócesis y Misión de Área dentro de la Provincia tendrá derecho a representación en la Cámara Provincial de Diputados, por medio de Presbíteros o Diáconos canónicamente residentes en la Diócesis o Misión de Área, y Laicos comulgantes solventes de esta Iglesia pero no necesariamente con domicilio en la Diócesis o Misión de Área, en la cantidad que disponga el Sínodo Provincial, por Ordenanza. Cada Diócesis y Misión de Área determinará la forma en que serán elegidos sus Diputados. Las Provincias colaboraron con los Líderes de la Iglesia Episcopal para designar individuos que sirvan a las necesidades de la misión de la iglesia en general; y asimismo

Se resuelve, Que por la presente se enmiende el Canon I.9.9 para que diga lo siguiente:

Sec. 9. El Sínodo Provincial tendrá facultades para: (a) promulgar Ordenanzas para su propia regulación y gobierno; (b) desempeñar aquellas funciones que le pudiesen ser encomendadas por la Convención General; (c) tratar todo asunto dentro de la Provincia; se dispone, sin embargo, que ningún Sínodo Provincial tendrá la facultad de regular ni controlar la política o asuntos internos de ninguna Diócesis constituyente; además, se dispone que toda acción y procedimiento del Sínodo estará sujeto a las disposiciones de la Constitución y Cánones que gobiernan esta Iglesia; (d) adoptar un presupuesto para el mantenimiento de cualquier obra provincial emprendida por el Sínodo, recaudándose dicho presupuesto en la forma que determinase el Sínodo; (e) crear por Ordenanza un Consejo Provincial con facultades para administrar y realizar el trabajo que le pudiese encomendar la Convención General, o el Obispo Presidente y el Consejo Ejecutivo, o el Sínodo de la Provincia. Cada Provincia conservará actas, diarios u otros documentos de sus reuniones, y transmitirá una (1) copia de los expedientes al Secretario de la Cámara de Diputados, y una (1) copia de a los Archivos de la Iglesia Episcopal. La Provincia también transmitirá copias de todo expediente inactivo no publicado a Archivos. El Presidente de cada Provincia, presentará anualmente al Consejo Ejecutivo un informe escrito sobre los ministerios, programas y otros trabajos de la Provincia, incluida una descripción de cómo han utilizado los fondos asignados (en su caso) por la Convención General y darán cuenta de su trabajo al Consejo Ejecutivo, en la fecha y en la forma especificada por el Consejo Ejecutivo; y asimismo

Se resuelve, Que por la presente se enmiende el Canon I.9.10 para que diga lo siguiente:

Sec. 10. El Sínodo de una Provincia podrá reemplazar al Consejo Ejecutivo, con su consentimiento y por el tiempo que éste disponga, en la administración de cualquier trabajo dentro de la Provincia. Si la Provincia proporciona los fondos para dicho trabajo, las Diócesis constituyentes entonces miembros

y contribuyentes de dicha Provincia, recibirán el crédito proporcional en las cuotas que les hayan sido asignadas para respaldar el Programa de la Iglesia, siempre que el monto total de dichos créditos no exceda la suma asignada en el presupuesto por el Consejo Ejecutivo para el mantenimiento del trabajo así asumido. ; y asimismo

Se resuelve, Que por la presente se enmiende el Canon I.9.11 para que diga lo siguiente:

Sec. 11. Dentro de los sesenta días siguientes a cada sesión de la Convención General, los Presidentes de ambas Cámaras de la misma remitirán a los Sínodos Provinciales, o a cualquiera de ellos, aquellos asuntos que la Convención General pudiese ordenar o estimar conveniente para la consideración de los Sínodos, y será deber de dichos Sínodos considerar los asuntos remitidos durante la primera reunión del Sínodo celebrada después de la clausura de la Convención

General, e informar acerca de su medida y juicio al respecto al Secretario de la Cámara de Obispos y al Secretario de la Cámara de Diputados, por lo menos seis meses antes de la fecha de la próxima reunión de la Convención General. ; y asimismo

Se resuelve, Que por la presente se enmiende el Canon I.9.12 para que diga lo siguiente:

Sec. 12. Cada Sínodo Provincial levantará actas, diarios u otros documentos de sus reuniones, y transmitirá una copia de ello al Secretario de la Cámara de Diputados, y una copia de a los Archivos de la Iglesia Episcopal. El Sínodo también transmitirá copias de todo expediente inactivo no publicado a Archivos. ; y asimismo

Se resuelve, Que por la presente se enmiende el Canon I.9.13 para que diga lo siguiente:

Sec. 13. El Presidente de cada Provincia, presentará anualmente al Consejo Ejecutivo un informe escrito sobre los ministerios, programas y otros trabajos de la Provincia, incluida una descripción de cómo han utilizado los fondos asignados por la Convención General y darán cuenta de su trabajo al Consejo Ejecutivo, en la fecha y en la forma especificada por el Consejo Ejecutivo.


Ver versión original