La Cámara de Diputados informa a la Cámara de Obispos que el 08 julio de 2018 consideró A084 (Cánones: Enmendar el Canon III.12.9-12). El acto de la Cámara es:

Coincidir

Se resuelve, con la aprobación de la Cámara de Diputados, Que el Canon III.12 se enmiende como sigue:

Sec. 9 La Renuncia o Incapacidad de los Obispos

(p) Cuando al menos dos médicos, psicólogos o psiquiatras que hayan examinado el caso certifiquen ante el Obispo Presidente que el Obispo de una Diócesis es incapaz de facultar al Obispo Coadjutor, si lo hay, o al Obispo Sufragáneo, si lo hay, o al Comité Permanente para actuar como la Autoridad Eclesiástica, entonces el Obispo Presidente declarará, por consejo de cinco Obispos de Diócesis vecinas seleccionados por él, que el Obispo Coadjutor o el Comité Permanente será la Autoridad Eclesiástica para todos los fines establecidos en estos cánones y retendrá dicha autoridad canónica hasta que, emitiendo un certificado semejante, el Obispo Presidente declare al Obispo de la Diócesis competente para desempeñar sus deberes oficiales.

(q) Si dos médicos, sicólogos o psiquiatras con licencia escogidos por la Autoridad Eclesiástica certificasen ante la Autoridad Eclesiástica de una diócesis que el Obispo Coadjutor de dicha Diócesis está incapacitado permanentemente para desempeñar sus deberes como Obispo coadjutor, ya fuere en razón de su estado médico, psicológico o psiquiátrico, la Autoridad Eclesiástica, asesorada por tres Obispos de tres Diócesis vecinas, podrá declarar concluido el derecho de sucesión del mencionado Obispo Coadjutor y se podrá elegir a un nuevo Obispo Coadjutor de conformidad con las disposiciones del Canon III.11.10.

Sec. 10 Incapacidad

Cuando (i) un Obispo Diocesano, fuere un Obispo Diocesano, un Obispo Coadjutor o un Obispo Sufragáneo de la Diócesis, (ii) una mayoría de dos tercios de todos los miembros del Comité Permanente de una Diócesis, (iii) una mayoría de dos tercios de la Convención Diocesana, o (iv) al menos cinco Obispos concluyesen que un Obispo de la Diócesis mencionada tiene una incapacidad seria, ya fuere en razón de su estado médico, psicológico o psiquiátrico, y que dicha incapacidad está ocasionando daño considerable, o representa un riesgo significativo de ocasionar daño considerable, al Obispo en cuestión, a su familia, a la Diócesis, a la Iglesia o a cualquier otra persona o comunidad, cualquier individuo u organismo que llegue a esa conclusión podrá pedir al Obispo Presidente, por escrito, que interceda y ayude en asunto. La petición escrita deberá incluir suficiente información para enterar al Obispo Presidente y a las partes interesadas de los detalles de la presunta incapacidad. El Obispo Presidente iniciará las medidas que estime convenientes en las circunstancias dadas para tratar de comprobar la naturaleza y la severidad de cualquier incapacidad y hacerle frente, tales medidas pueden incluir, entre otras, el nombramiento de profesionales médicos y de otras disciplinas, consultores o mediadores, así como la impartición de Instrucciones Pastorales.

Y asimismo

Se resuelve, Que las Secciones III.12.10, 11 y 12 tengan una nueva numeración: Sección 11, 12 y13.


Ver versión original