La Cámara de Diputados informa a la Cámara de Obispos que el 13 julio de 2018 consideró C063 (Medio Ambiente: Defensa por la Salud de los Océanos). El acto de la Cámara es:

Coincidir

Se resuelve, con la autorización de la Cámara de Diputados, Que la 79a Convención General refirme todos y cada uno de los trabajos y proyectos que se están llevando a cabo en toda lglesia para proteger y restaurar salud ecológica del Oceano Mundial y abogar por la salud de los océanos por medio de la adopción de políticas públicas adecuadas, incluyendo, entre otros, proyectos, programas y políticas públicas y abogacía diseñados para: (1) establecer y proteger áreas de los océanos contra la interferencia humana o limitar la interferencia humana por medio de santuarios marinos, reservas y áreas protegidas similares; (2) proteger, preservar y restaurar todas las especies que viven en los hábitats marinos; (3) prevenir y remediar la contaminación marina de cualquier fuente y de cualquier tipo, incluidos plásticos, productos y desechos de petróleo, fertilizantes y sustancias peligrosas, desechos peligrosos, desechos sólidos y materiales tóxicos como lo definen las leyes ambientales; (4) mitigar la acidificación marina y ayudar a la adaptación a la acidificación oceánica; (5) mitigar el calentamiento marino y el incremento en el nivel de los mares y ayudar a la adaptación al calentamiento marino y al incremento en el nivel de los mares (6) prevenir o limitar los efectos adversos sobre las especies y los ecosistemas derivados de exploraciones, perforaciones y extracciones de petróleo, gas y minerales mar adentro; (7) apoyar industrias pesqueras sustentables y prevenir la pesca ilegal, y (8) prevenir la migración de especies invasivas por embarcaciones intermarinas, y donde las especies invasivas se han afianzado, para restaurar la salud de los sistemas nativos; y (9) servir a la gente y las poblaciones humanas adversamente afectadas por el declive y por impactos secundarios derivados del declive en la salud oceánica, especialmente aquellos cuyo sustento desaparece o se ve en riesgo, y aquellos quienes están forzados a migrar debido a la elevación del nivel de los mares (“Ocean Health Work” “Trabajo por la Salud del Océano”); y asimismo

Se resuelve, Que la 79a Convención General autorice a la Oficina de Relaciones con el Gobierno a abogar por políticas públicas que apoyen e impulsen el Trabajo por la Salud del Océano a nivel nacional e internacional; y asimismo

Se resuelve, Que la 79a Convención General inste a las diócesis y congregaciones y a todos los bautizados a profundizar en nuestro entendimiento y compromiso sobre el Trabajo por la Salud del Océano, como comunidades cristianas por medio de la oración y el estudio y, a posteriormente actuar a fin de apoyar e impulsar al Trabajo por la Salud del Océano incluso, cuando corresponda, en sociedad con organizaciones ecuménicas, interreligiosas y no gubernamentales; y asimismo

Se resuelve, Que la 79a Convención General inste a las diócesis y congregaciones y a todos los bautizados a responder a las necesidades, la seguridad y el bienestar de personas desplazadas por causas ambientales en nuestras propias comunidades, quienes tuvieron que dejar sus hogares debido a la elevación de los niveles marinos, la contaminación del océano y las áreas costeras, y a otras situaciones preocupantes de salud marina; y asimismo

Se resuelve, Que la 79a Convención General pida a las diócesis de la Iglesia Episcopal a que se asocien con las diócesis extra provinciales ya afectadas por el cambio climático, como, por ejemplo, las situadas en el Océano Pacífico o la Zona del Pacífico y el Caribe, en conjunto y para bien de la salud marina; y asimismo

Se resuelve, Que la 79a Convención General encarne las enseñanzas de Jesús de acoger al foráneo y amar al prójimo y, en particular, que encarne estas enseñanzas al aceptar y dar la bienvenida a personas desplazadas a causa de los problemas ambientales de todo el mundo.


Ver versión original