La Cámara de Diputados informa a la Cámara de Obispos que el 11 julio de 2018 consideró D017 (Trabajo: Reducir el Acoso Sexual, la Agresión y la Explotación en el Entorno Laboral). El acto de la Cámara es:

Coincidir

Se resuelve, con la autorización de la Cámara de Diputados, Que la 79a Convención General de la Iglesia Episcopal reconozca que ocurren casos de acoso sexual, agresiones y explotación en el entorno laboral en situaciones de vulnerabilidades específicas, como son la precariedad financiera, la inseguridad laboral, la falta de estatus migratorio y el aislamiento físico en el trabajo, y que estas vulnerabilidades a menudo no se presentan solas, de manera que muchos de los trabajadores más vulnerables al acoso sexual, la agresión y la explotación son mujeres de bajos ingresos, inmigrantes y mujeres de color; y asimismo

Se resuelve, Que la Iglesia Episcopal apoye políticas públicas y otras medidas para reducir el acoso sexual, la agresión y la explotación en el entorno laboral, incluyendo:

  • La eliminación de un salario mínimo distinto para trabajadores que reciben propinas (establecido en Estados Unidos desde 1991 y al momento de esta resolución, a US$2.13/hora a nivel federal; 42 estados tienen un salario mínimo menor para trabajadores que reciben propinas que para los que no las reciben), reconociendo que los meseros y otros trabajadores que reciben propinas están trabajando efectivamente por propinas dado que el salario que perciben es en extremo bajo, y por lo tanto, a menudo creen que no pueden arriesgarse a dejar de recibir las posibles propinas si se quejan con o sobre los clientes que los acosan;
  • Políticas para reducir la subcontratación deshonesta en contratos del sector público y para fortalecer la aplicación de leyes laborales y contra el acoso a favor trabajadores contratados, reconociendo que los trabajadores de empresas que compiten por licitaciones con bajos costos reportan niveles más altos de acoso sexual en el trabajo en comparación con aquellos que trabajan para contratistas con cotizaciones más altas o que son empleados directos.
  • La asignación de financiamiento adecuado para las oficinas a cargo de la aplicación de normas laborales a niveles locales, estatales y federales con el fin de fortalecer el cumplimiento de leyes sobre oportunidades igualitarias, acoso sexual y protección a denunciantes.
  • Políticas y leyes a niveles federales, estatales y locales que garanticen protección a los trabajadores por su situación migratoria cuando reportan violaciones en el entorno laboral, incluyendo acoso sexual, agresión y explotación;
  • Políticas y leyes a niveles federales, estatales y locales que protejan y fortalezcan los derechos de los trabajadores agrícolas y domésticos, incluyendo el derecho a organizarse, el derecho a tomar descansos adecuados, el derecho a horarios laborales razonables y a recibir pago por horas extras, y el desarrollo de mecanismos para denunciar y aplicar leyes contra acoso sexual, agresión y explotación;
  • Iniciativas por parte de sindicatos y otras asociaciones de trabajadores, y patrones, para promulgar normas dentro del ámbito laboral, capacitaciones, medidas de seguridad y sistemas de denuncia para reducir el acoso sexual, la agresión y la explotación; y asimismo

Se resuelve, Que la Iglesia Episcopal apoye los derechos de los trabajadores en todo lugar para organizarse, ya sea en sindicatos laborales tradicionales o en nuevas formas de organización de trabajadores, a fin de tener una voz en sus ámbitos laborales, incluyendo en temas relacionados con acoso sexual, agresión y explotación.


Ver versión original